Seguimos repasando la carrera de Lance Armstrong. Tras conocer la lucha contra su enfermedad, la labor de su fundación ” Lance Armstrong foundation” y cómo ganó sus dos primeros Tour de Francia, analizamos ahora cómo se convirtió en una Leyenda del Ciclismo ganando siete ediciones de la ronda francesa de manera consecutiva y la forma en la cual todo se desmoronó tras su confesión de dopaje sanguíneo.

Lance Armstrong consigue Siete Tour de Francia seguidos y se convierte en un Mito del Ciclismo

Lance Armstrong, capitaneando el maravilloso equipo US Postal, conseguiría imponerse en las siguientes cinco ediciones de la ronda francesa, consiguiendo el récord de victorias en la misma: Siete Tour de Francia consecutivos, desde 1999 hasta 2005.

Además, sus victorias fueron con una superioridad incuestionable. En seis de esos Tour el segundo clasificado quedó a más de cuatro minutos y en cinco de ellos esa diferencia sobrepasó los seis. Sólo en el Tour de Francia de 2003, el alemán Jan Ullrich consiguió quedarse a sólo 1:01 de Lance Armstrong.

 

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2001 . ¿Es Lance Armstrong una Leyenda del Ciclismo o el mayor Fraude de la Historia del Deporte ?

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2001

 

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2002 . ¿Es Lance Armstrong una Leyenda del Ciclismo o el mayor Fraude de la Historia del Deporte ?

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2002

 

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2003 . ¿Es Lance Armstrong una Leyenda del Ciclismo o el mayor Fraude de la Historia del Deporte ?

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2003

 

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2004 . ¿Es Lance Armstrong una Leyenda del Ciclismo o el mayor Fraude de la Historia del Deporte ?

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2004

 

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2005 . ¿Es Lance Armstrong una Leyenda del Ciclismo o el mayor Fraude de la Historia del Deporte ?

Clasificación final de la General del Tour de Francia de 2005

 

Precisamente en ese Tour de Francia de 2003, el español Joseba Beloki estaba poniendo contra las cuerdas al americano, hasta que una grave caída durante el descenso del puerto de La Rochette acabó con sus opciones y nos dejó con la duda de saber qué hubiera pasado en esa edición de la ronda francesa. En esa acción, Lance Armstrong demostraría que para ser un campeón hay que tener una pizca de suerte. Todavía hoy nos preguntamos cómo pudo salvar la caída.

 

 

De entre todas las exhibiciones de Lance Armstrong en el Tour de Francia vamos a destacar la subida a Luz Ardiden en la cual atacó pero acto seguido se iría al suelo junto a Iban Mayo al engancharse el americano con la gorra de un espectador. Jan Ullrich, en un gesto muy deportivo (o tal vez por debilidad), decidió esperar ambos. El americano, una vez recuperado volvió a atacar y consiguió el triunfo de etapa con cuarenta segundos sobre el alemán, encarrilando de esa manera su Tour de Francia más complicado.

 

 

Descubrimiento del dopaje sanguíneo de Lance Armstrong y su equipo

 

Acusaciones de dopaje durante su carrera

Durante sus siete victorias en el Tour de Francia, siempre existió una sombra de sospecha sobre Lance Armstrong. Muchas voces acusaban al americano de dopaje sanguíneo pero nunca dio positivo en ninguna prueba de dopaje.

Como si de un actor digno de un premio Óscar se tratara, Lance Armstrong siempre defendió con vehemencia la limpieza de sus victorias, amenazando con denunciar a todo el que pusiera en duda sus triunfos y acosando a todo aquel que hiciera tambalear su imperio.

El ejemplo más claro de esto último se vio durante una de las últimas etapas del Tour de 2004. Ese día el ciclista Filippo Simeoni, quien había testificado en contra de Michelle Ferrari médico de los equipos de Lance Armstrong, saltó del pelotón para intentar la victoria de etapa. Hasta ahí todo normal, lo increíble fue que el propio ciclista americano saltó del grupo para evitar su fuga. Tras decir algo al oído al italiano, le dio unas palmaditas en la espalda, luego miró a la cámara e hizo un gesto como de cerrar la boca con una cremallera. Simplemente, una situación totalmente surrealista que deja muy clara la actitud de Armstrong.

Armstrong corría siempre con un gesto serio, queriendo mostrar en todo momento a todos sus rivales su superioridad. Fue siempre un personaje arrogante y las victorias lo hicieron aún peor. El trato con la prensa nunca fue correcto, salvo con algunos medios afines a él. Todo esto le convirtió en el más querido y a la vez el más odiado entre sus propios compañeros y espectadores.

La obsesión de Lance Armstrong por el triunfo y el reconocimiento le hicieron volver al ciclismo en el año 2009, esta vez con el equipo Astana. Ese año finalizó tercero en el Tour de Francia a cinco minutos de su compañero de equipo y brillante ganador, un jovencísimo Alberto Contador. En 2010, formando parte del equipo RadioShack, la carrera francesa le fue mucho peor. Las caídas y sus malas actuaciones en la montaña le hicieron terminar en una discreta vigesimotercera posición.

 

Lance Armstrong y su confesión de dopaje sanguíneo

Poco a poco, todo empezó a desmoronarse alrededor del ciclista americano. Hasta once corredores testificaron en su contra, culpándolo de dopaje sanguíneo y señalándolo como el jefe de la trama de doping deportivo junto al médico Ferrari. Entre ellos se encontraban corredores de la talla de Frankie Andreu, George Hincapie, Tyler Hamilton y Floyd Landis. Este último había ganado el Tour de Francia de 2006, pero fue desposeído de él por dopaje, resultando vencedor el español Óscar Pereiro.

Tras perder el Tour, Landis escribió un libro llamado ” Positively false: The real story of how I won the Tour de France “, que supuso una verdadera bomba para el ciclismo en general y Lance Armstrong en particular.

Así el 17 de enero de 2013, un Lance Armstrong arrinconado por los testimonios y las pruebas contra él, lo confesó todo en el programa de la conocidísima Oprah Winfrey.

Admitió el dopaje y las mentiras. El ídolo de millones de personas, entre ellas nosotros mismos, era un completo fraude. Eso sí, no se disculpó del todo por lo que había hecho, parecía que sólo le importara que lo habían pillado.

Lance Armstrong confirmó el dopaje sanguíneo en cada uno de los Tour de Francia que ganó pero aseguró no estar dopado en su vuelta al ciclismo profesional en 2009 y 2010.

En su testimonio ante los espectadores se atribuyó toda la culpa de sus decisiones pero exculpó al médico Michele Ferrari, suspendido de por vida por la USADA (Agencia Antidopaje de Estados Unidos) por considerarlo el cabecilla del sistema de doping deportivo en el US Postal.

El mito de Lance Armstrong se derrumbaba. Salió a la luz que el americano obligaba a todos sus compañeros a doparse para poder seguir corriendo en su equipo. Tanto él como todos los miembros del US Postal tomaron de manera sistemática Cortisona, EPO y Testosterona, además de realizarse autotransfusiones de sangre para alcanzar un rendimiento mejor.

 

También puede interesarte:

 

 

La estructura de dopaje de Lance Armstrong y su equipo

El sistema de Lance Armstrong y su equipo iba más allá del dopaje deportivo. Poseían una verdadera estructura para saltarse todas las normas: Conseguían ser avisados minutos antes de cada prueba de dopaje poder alterar las muestras de orina; introdujeron al personaje conocido como ” Motoman “, quien seguía las pruebas y cuando se le necesitaba transportaba con su moto las jeringuillas de EPO, las cuales colocaba en las zapatillas de los miembros del equipo.

Incluso Tyler Hamilton acusó a la UCI de tapar un positivo de Lance Armstrong durante el Tour de Francia.

 

Pérdida de todas sus victorias deportivas desde el 1 de agosto de 1998

El ciclista tejano fue desposeído de todas sus victorias, incluidos los siete Tour de Francia y la medalla de oro conquistada en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.  Lance Armstrong perdió millones en patrocinios y se enfrenta a demandas de más de cien millones de dólares que podría arruinarle por completo.

Lo más duro de todo para el ciclismo es el hecho que no se pudo conceder sus títulos a ningún otro ciclista debido a los graves problemas de dopaje que asolaron al deporte de la dos ruedas en esa época.

Como muestra de ello podemos observar como todos los ciclistas que finalizaron en segunda posición en los Tour de Francia conseguidos por Lance Armstrong han estado envueltos en algún caso de dopaje.

A esto hay que añadir lo manifestado por la USADA en un informe donde se afirma que “20 de los 21 ciclistas que subieron al podio en el Tour entre 1999 y el 2005 han sido vinculados con dopaje a partir de admisiones, sanciones e investigaciones. Además “36 de los 45 ciclistas que finalizaron el Tour de Francia en las 3 primeras posiciones entre 1996 y 2010 has estado salpicados por el doping”. Desgarrador.

 

The Program Lance Armstrong

En 2016 el director Stephen Frears llevó a la gran pantalla la historia del ciclista americano con la película ” The Program Lance Armstrong “. El film se basó en el libro ” Seven Deadly Sins: My Pursuit of Lance Armstrong ” escrito por periodista del The Sunday Times, David Walsh, quien se pasó años intentando desenmascarar al ciclista tejano.

El papel de Lance Armstrong lo interpreta Ben Foster, un actor metódico que observó horas y horas de grabaciones del ciclista americano para intentar copiar sus movimientos sobre la bicicleta, su forma de hablar, mirar e incluso de respirar. Pero Ben Foster fue mucho más allá, ya que en una entrevista afirmó haberse dopado con EPO para ver cómo afectaba realmente al rendimiento deportivo el dopaje sanguíneo.

 

¿ Estamos ante una Leyenda del Ciclismo o el mayor Fraude de la Historia del Deporte ?

Desde Feeldeporte nos inclinamos a pensar que Lance Armstrong es la mayor mentira de la historia del ciclismo y del deporte mundial.

El doping deportivo siempre ha existido, incluido en el ciclismo. Aunque los controles no aparecieron hasta finales de los años 60, desde los 20 se conoce que se tomaba cocaína y alcohol para mejorar el rendimiento. Más adelante se pasó al consumo de anfetaminas y ya en los años 80 se extendió el uso de métodos de dopaje más avanzados como las hormonas de crecimiento, testosterona, EPO y autotransfusiones.

Que siempre haya existido casos de dopaje no puede evitar que los condenemos ferozmente, siguiendo la norma de quién la hace la paga. Nunca estaremos a favor de ningún corredor que haya ganado títulos de manera ilegal usando doping deportivo.

La excusa de que todos los rivales de Lance Armstrong se dopaban y por lo tanto él era el mejor de todos no nos vale. Todos los que hayan sido oficialmente condenados deben ser descartados y borradas todas sus victorias. Sus triunfos deberían permanecer sólo en la memoria y el corazón de sus seguidores.

Muchos son los ciclistas que no han estado involucrados en casos de dopaje y por ello no han conseguido nunca subir al podio del Tour de Francia. Nos enfada mucho cuando, libremente, se opina que todos los ciclistas se dopan. Desechamos esa idea con todas nuestras fuerzas. Todo ciclista tiene el derecho a ser considerado “limpio” hasta que no es condenado y sancionado firmemente. Detrás del ciclismo existen muchas horas de esfuerzo y sacrificio que no podemos manchar con acusaciones sin pruebas.

Los defensores acérrimos de Lance Armstrong nos torpedearán con la frase: Dópate e intenta ganar siete Tour de Francia seguidos. Claro que Armstrong era un fuera de serie, claro que nos hizo vibrar a todos con sus exhibiciones, claro que su imagen potenció el ciclismo hasta cotas nunca antes alcanzadas. Todo ello es cierto, pero también lo son sus mentiras, su sistema de dopaje sanguíneo y su fraude.

Tampoco debemos permitir que su engaño deportivo empañe su lucha contra el cáncer y el legado que nos ha dejado con su ” Lance Armstrong Foundation “. Que recaudara más de 500 millones de dólares para la investigación y concienciación sobre esta dura enfermedad es algo que nunca debemos olvidar y de lo que tenemos que estar eternamente agradecidos.

Aunque finalmente todo ha sido un gran engaño deportivo, también debemos agradecer que su historia de superación haya animado a millones de personas alrededor del mundo a querer ir más allá o simplemente a seguir luchando.

Lance Armstrong es el mayor Fraude de la Historia del Deporte. Una vez que todas sus victorias han sido eliminadas de todos los registros no debemos olvidar sus logros sociales.

 

¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo con nosotros?

Como siempre estaremos encantados de recibir tus comentarios

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies