Tras ver, el pasado 29 de Abril, el combate entre Anthony Joshua y Wladimir Klitschko con tres títulos de los Pesos Pesados en juego, no pudimos evitar que nos embargara una sensación de decepción, de melancolía, un pensamiento que nos recordaba que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Desde el comienzo de este nuevo milenio, tras la retirada de la escena de grandes boxeadores como Evander Holyfield, Lennox Lewis o Mike Tyson, la categoría de los Pesos Pesados ha quedado huérfana de verdaderos campeones, ha entrado en decadencia, ha comenzado un viaje sin retorno guiada por el marketing y el dinero.

Por este motivo, desde Feeldeporte, hemos decidido iniciar un viaje al pasado, hacer un recorrido por los tiempos gloriosos de esta categoría. En una serie de tres artículos, vamos a repasar los grandes Campeones de los Pesos Pesados comenzando por Jack Dempsey, quien conquistó su corona mundial allá por el año 1919.

En esta primera entrega que les traemos hoy terminaremos con el mítico Joe Louis, quien marcó una época, convirtiéndose en símbolo de los Estados Unidos y en estrella del boxeo a nivel mundial.

 

Campeones de los Pesos Pesados (I):

De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

 

Jack Dempsey (1919-1926)

 

William Harrison “Jack” Dempsey es considerado uno de los mejores boxeadores libra por libra de todos los tiempos. Posee uno de los mejores récords de nocaut de la historia unido a una increíble racha ganadora de 32-0 con 28 KOs, 17 de ellos en el primer asalto.

Jack Dempsey poseía todas las cualidades boxísticas como la velocidad, la fuerza, el poder de pegada y una prodigiosa capacidad para esquivar los golpes, lo que lo convertía en un objetivo difícil de alcanzar. Si, finalmente recibía un golpe, mostraba también una mandíbula de hierro.

Jack Dempsey Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Jack Dempsey Foto Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Jack Dempsey (Wikipedia)

 

Dempsey se proclamó Campeón de los Pesos Pesados el 4 de Julio de 1919 al derrotar a Jess Willard, poseedor del título hasta entonces. Dempsey obtuvo la victoria por nocaut llegando a derribar hasta en siete ocasiones a Willard durante el primer asalto. Las predicciones y el físico (130 Kg y 2 metros de altura de Willard contra los 87 Kg y 185 centímetros de Dempsey) daban como favorito al campeón Willard pero Dempsey no dejaría lugar a dudas.

Jack Dempsey mantuvo su título hasta 1926 realizando seis defensas, entre ellas destacan los combates contra George Carpentier y Luis Ángel Firpo.

El 2 de Julio de 1921, Dempsey se enfrentó al héroe de la Primera Guerra Mundial francés George Carpentier. 91.000 espectadores asistieron a la denominada “Pelea del Siglo”. Pesé a que Carpentier conseguiría dejar grogi a Dempsey en el segundo asalto merced a un derechazo en la mandíbula, el campeón recuperaría el control y vencería el combate por nocaut en el cuarto asalto con un gancho de derecha.

En Septiembre de 1923, Jack Dempsey se enfrentó a Luis Ángel Firpo ante 85.000 espectadores y con 20.000 más intentando acceder al recinto. Dempsey derribaría en repetidas veces a Firpo. Éste, lejos de rendirse, conseguiría tumbar al campeón en dos ocasiones, saliendo despedido a través de las cuerdas hasta la mesa de los periodistas en la segunda de ellas. Finalmente, Dempsey retuvo su título tras noquear a Firpo en el segundo asalto.

 

Jack Dempsey noquea Firpo Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Jack Dempsey noquea a Firpo

 

En Septiembre de 1926, Jack Dempsey perdió la condición de Campeón de los Pesos Pesados al ser derrotado por Gene Tunney, quien sólo había concedido una derrota en toda su carrera boxística. Tunney se alzó con la victoria a los puntos tras 10 asaltos ante 120.000 espectadores.

Jack Dempsey se ganaría la revancha ante Tunney tras derrotar, al más tarde Campeón de los Pesos Pesados, Jack Sharkey. Éste último dominaba el combate hasta que fue noqueado por Dempsey mientras reclamaba al árbitro un posible golpe bajo.

La revancha entre Dempsey y Tunney tuvo lugar el 22 de Septiembre de 1927.  Dempsey iba perdiendo la pelea hasta que en el séptimo asalto una combinación de éste tumbaba, por primera vez en su carrera, al campeón Tunney.  En ese momento se produciría un episodio que dio nombre a este combate, “The Long Count Fight” (el combate de la cuenta larga). Tras tumbar a Tunney, Dempsey se negó a apartarse hasta la zona neutral por lo que el árbitro no comenzaría la cuenta hasta pasados unos preciosos instantes, que le servirían a Tunney para recuperarse.  A pesar de pasar más de 10 segundos, según el reloj oficial, la pelea continuó.

 

Jack Dempsey manda a la lona a Tunney Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Dempsey manda a la lona a Tunney (Boxrec.com)

 

Tunney conseguiría la victoria por decisión unánime tras llevar a la lona a Dempsey en el octavo asalto y adjudicarse los últimos dos asaltos.

Después de esta derrota, Jack Dempsey se retiró del boxeo dejando una marca de 54 victorias (44 por KO), 6 derrotas y 9 empates.

La prestigiosa revista The Ring lo sitúa décimo en la Lista de los Mejores Pesos Pesados de la Historia y séptimo entre los 100 Mejores Golpeadores de Todos los Tiempos. También es miembro del Salón de la Fama del Boxeo Internacinal y de la revista The Ring.

 

Gene Tunney (1926-1928)

 

James Joseph “Gene” Tunney fue, sin duda alguna, un boxeador muy especial que compaginaba una apariencia de estrella de cine y su amor por la literatura con su estudio del boxeo y su inteligencia dentro del ring.

Su determinación y dedicación le llevaron a su objetivo, convertirse en Campeón del Mundo de los Pesos Pesados, derrotando al gran Jack Dempsey.

Gene Tunney había analizado meticulosamente los movimientos de Dempsey entre 1919 y 1926. Conocía sus fortalezas y debilidades. De esta manera, cuando se enfrentó al campeón en dos ocasiones consiguió leer casi todos los movimientos de Dempsey (salvo durante el séptimo asalto del combate de revancha). Algunos expertos afirman que Tunney ganó 19 de los 20 asaltos que disputó contra él.

 

Gene Tunney Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Tunney Foto Dempsey Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Gene Tunney (Wikipedia)

 

Con excelentes movimientos defensivos, no se trató de un boxeador con una pegada explosiva, como el propio Dempsey o Johnson, pero se mantenía en el ring siempre con un ritmo constante, madurando a sus rivales, hasta la llegada del momento adecuado.

Antes de convertirse Campeón de los Pesos Pesados, Tunney fue campeón de la división de los Medio Pesados entre 1922 y 1923. Dentro de ella, fue famosa su rivalidad con Harry Greb, el cual lo derrotó en el primero de sus enfrentamientos. Tunney aprendería la lección y vencería a Greb en otras tres peleas.

Ya en la categoría de los Pesos Pesados, Tunney derrotó a grandes rivales como George Carpentier o Tommy Gibbons antes de arrebatarle el cetro mundial a Jack Dempsey en 1926. Un año más tarde, volvería a derrotar a Dempsey en la revancha por el título. En el séptimo asalto de esa pelea (el combate de la cuenta larga), Tunney sería enviado a la lona por primera y única vez en su carrera.

 

Tunney envía a la lona a Dempsey Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Tunney envía a la lona a Dempsey (Boxrec.com)

 

Gene Tunney se retiró como Campeón Invicto de los Pesos Pesados en 1928 con una victoria ante Tom Heeney. Muchos expertos consideran a Tunney como uno de los 10 mejores Pesos Pesados de Todos los Tiempos y entre los 3 mejores de los Medios Pesados.

 

Max Schmeling (1930-1932)

 

Maximillian Adolph Otto Siegfried Schmeling fue un boxeador con una técnica respetable, una buena derecha y una capacidad innata para saber leer los combates.

Un boxeador poco valorado, al que nunca se incluye entre los grandes de los Pesos Pesados. Sin embargo, debemos recordar que cuatro de sus peleas fueron consideradas como las Mejores del Año en distintas ocasiones por la revista The Ring.

En 1929 pediría un lugar entre los grandes boxeadores de la época tras derrotar a Johnny Risko. El árbitro detuvo el combate después que Schmeling enviara a la lona a Risko en cuatro ocasiones.

Tras el retiro del Campéon de los Pesos Pesados, Gene Tunney, apareció una oportunidad de oro para Schmeling, pues los promotores organizaron un combate entre el alemán y Jack Sharkey para dirimir el nuevo campeón.  Fue denominada como “La Batalla de los Continentes”.

Y Schmeling no desaprovecharía la ocasión, pero de una manera un tanto polémica y nunca vista hasta entonces. El 12 de Junio de 1930 fue proclamado vencedor del combate por descalificación de su contrincante, tras un golpe bajo que lo dejaría en el suelo retorciéndose de dolor.

Schmeling se convirtió así en el Primer Europeo en proclamarse Campeón de los Pesos Pesados en 33 años.  Sin embargo, la manera en la que logró coronarse despertó muchas dudas y críticas llegando, incluso, a ser conocido como “El campéon del Golpe Bajo”.

 

Max Schmeling Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Max SchmelingCampeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Max Schmeling (Wikipedia)

 

Una buena parte de las dudas generadas se desvanecieron, un año más tarde, tras su clara victoria por KO técnico sobre Young Stribling, futuro miembro del Salón de la Fama con 239 victorias durante su carrera.

En su segunda defensa, el 21 de Junio de 1932, se enfrentó de nuevo a Jack Sharkey. En esta ocasión caería derrotado por decisión dividida. Un resultado muy polémico pues, la mayoría del público e incluso el antiguo campeón, Gene Tunney, consideraban a Schmeling como el vencedor de la velada. Pese a la derrota, la reputación del boxeador alemán se vería mejorada.

Su siguiente pelea le llevó a enfrentarse a Mickey Walker, otro futuro miembro del Salón de la Fama. Walker, quien había obtenido recientemente un empate con Sharkey que para muchos fue una victoria, sólo pudo permanecer sobre el ring ocho asaltos, hasta que desde su rincón se optó por tirar la toalla. Schmeling volvía a mostrar un boxeo de muchos quilates.

En 1933, Schmeling sufrió un duro revés contra Max Baer, el cual le infringió un severo correctivo hasta que el árbitro, finalmente, detuvo el combate en el décimo asalto.

No fue hasta el año 1936 cuando se pudo ver a Schmeling afrontando, de nuevo, un gran combate. En esta ocasión el elegido fue el gran Joe Louis, la gran esperanza negra, que llegaba a la pelea como gran favorito tras ganar todos sus combates previos. El vencedor se enfrentaría al campeón Braddock.

Louis no preparía de manera correcta el combate. Por su parte, el boxeador alemán lo haría a conciencia. Schmeling analizó detenidamente los vídeos de las peleas de Louis y encontró un posible punto débil: Louis bajaba su mano izquierda cada vez que soltaba un jab con la misma mano.

Durante el combate, Schmeling se aprovechó de la debilidad descubierta y en el cuarto asalto endosó una derecha a Louis que le hizo caer a la lona por primera vez en su carrera. De ahí hasta el duodécimo asalto, el púgil alemán daría una lección de boxeo que culminaría enviando a Louis de nuevo al suelo, pero en esta ocasión no se levantaría. Schmeling conseguía su victoria más prestigiosa y rompiendo todos los pronósticos.

 

Max Schmeling contra Joe Louis Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Max Schmeling contra Joe Louis (Wikipedia)

 

El prometido enfrenamiento con el campeón Braddock nunca se produjo. Primero por una lesión de “Cinderella Man” y, posteriormente, por el miedo a que la Alemania Nazi pudiera “llevarse” el título. De esta manera, el escogido para la pelea fue Joe Louis, quien se proclamaría Campeón de los Pesos Pesados tras noquear a Braddock.

En 1938 llegaría la oportunidad de revancha para Joe Louis tras su primera derrota con Schmeling. La situación entre la Alemania nazi y los Estados Unidos era aún más caliente y el combate fue llevado más allá de lo deportivo.

Aunque Schmeling no era pro Hitler, los nazis intentaron aprovechar la coyuntura, ensalzando la figura de su boxeador para avivar el conflicto. Por su parte, el propio presidente americano se reuniría con Joe Louis mostrándole lo importante que era conseguir una victoria.

Esta vez sí, el gran Joe Louis prepararía el combate a la perfección. La noche se presagiaba muy dura para el alemán. Durante su camino al ring tuvo que soportar como los espectadores le lanzaban de todo, y una vez en él, el castigo fue mucho peor. Un vendaval se lo llevaría por delante en apenas dos minutos, los que necesitó Louis para destrozar a Schmeling y enviarlo al hospital durante diez días.

Schmeling llegó a disputar más combates, incluso se proclamó Campeón de Europa en 1939, pero nada volvería a ser igual después de la segunda pelea con Louis. Poco después Alemania lo obligaría a alistarse como paracaidista dando prácticamente por finalizada su carrera boxística. Su récord,  56 victorias, 10 derrotas y 4 empates.

 

Jack Sharkey (1932-1933)

 

Joseph Paul Zukauskas, marine de los Estados Unidos, tomó su nombre boxístico de dos de sus grandes ídolos sobre el ring, el Campéon del Mundo, Jack Dempsey, y el aspirante a campeón, Tom Sharkey, también marine como él.

Fue un boxeador con buenas habilidades, podía golpear con fuerza, boxear bien y soportar los golpes. Sin embargo, se trató de un púgil errático, con muchos altibajos, que pudo llegar más lejos en su carrera con más convicción y trabajo duro.

Su primera gran victoria la consiguió el 12 de Octubre de 1926, al derrotar al Campeón de los Pesos Pesados Negros, Harry Wills, por descalificación de éste último por un golpe ilegal, aunque la pelea podría haberse detenido antes por KO técnico de Wills.

Sin duda, la historia no fue justa con Wills quien esperó durante años un combate que nunca llegó contra Dempsey. Existía el miedo a que un boxeador negro derrotara al gran Dempsey, no era sólo cuestión de racismo, sino también malo para el negocio.

Jack Sharkey conseguiría tres nuevas victorias, todas ellas por KO, incluida una sobre el antiguo Campeón de los Pesos Semi Pesados, Mike McTigue. Tras ellas, entró de lleno como candidato a enfrentarse al Campeón de los Pesos Pesados, Gene Tunney. Para ello debía derrotar a uno de sus ídolos, Jack Dempsey.

El 21 de Julio de 1927, Jach Sharkey fue por delante los primeros seis asaltos, pero en el séptimo, Dempsey propinó un golpe bajo, Sharkey giraría su cabeza para protestar ese hecho al árbitro, momento que aprovecharía Dempsey para mandarlo a la lona con un gancho de izquierda.  Ahí acabaría la primera de las opciones de título mundial para Sharkey.

Jack Sharkey Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Jack Sharkey Foto Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Jack Sharkey (Boxrec.com)

 

En 1929, Jack Sharkey derrotó al antiguo Campeón de Pesos Semi Pesados, Tommy Loughran y se alzó con el título de los Pesos Pesados de Estados Unidos. Esta victoria le dio, de nuevo, la posibilidad de pelear por el título mundial. Esta vez su rival sería el alemán Max Schmeling.

El 12 de Junio de 1930, Max Schmeling se convirtió en el primer boxeador que ganaba un cintrurón mundial de los Pesos Pesados por descalificación de su adversario. Sharkey lanzaría un golpe bajo en el cuarto asalto que acabaría con el alemán en el suelo.

Tras derrotar en Octubre de 1931 al italiano Primo Carnera, Sharkey conseguiría la tercera oportunidad para convertirse en campeón del mundo. Y, esta vez sí, Sharkey conseguiría su sueño, tras vencer a Max Schmeling en una polémica victoria por decisión dividida, el 21 de Junio de 1932.

Un año más tarde, Jack Sharkey perdería su título al caer derrotado, por KO durante el sexto asalto, en la revancha con Primo Carnera. Años más tarde, Sharkey declararía que sus segundas peleas con Schmeling y Carnera estaban amañadas.

Su último combate lo disputó contra el gran Joe Louis, cayendo derrotado por KO en el tercer asalto. Esto lo convirtió en el único boxeador capaz de pelear con Dempsey y Louis. Cuando fue cuestionado acerca de la pegada de ambos boxeadores, Sharkey manifestó que Dempsey le había golpeado más fuerte, pues sus golpes le habían valido 211.000 dólares mientras que los de Louis sólo 36.000 dólares, en referencia a la bolsa obtenida por ambos combates.

Sharkey se retiró con un récord de 38 victorias (13 por KO),14 derrotas y 3 empates.

 

Primo Carnera (1933-1934)

 

Este boxeador italiano, con sus 198 centímetros de altura y sus casi 125 kilos de peso, fue una auténtica sensación desde su llegada a los Estados Unidos allá por el año 1930. Sólo uno de los anteriores Campeones de los Pesos Pesados, Jess Willard, lo sobrepasaba en altura pero con casi 20 kilos menos.

Primo Carnera suplía su falta total de técnica boxística con un físico y una voluntad envidiable.

Un año antes de su llegada a América, Carnera disputó dos combates contra Young Stribling. Ambos púgiles se repartieron victorias por descalificación de su contrincante pero, en ambas, Stribling demostró un mayor dominio y calidad sobre el ring, pese a dar unos 40 kilos menos sobre la báscula.

Su primera pelea importante en América fue contra Jack Sharkey quien, en esos momentos, era uno de los candidatos a enfrentarse al vigente campeón Max Schmeling, corría el año 1931. Sharkey dominó el combate de principio a fin, mandando a lona a Carnera en el cuarto asalto. Sin embargo, el boxeador italiano mostró una mejora significativa en su técnica e hizo gala de un pundonor increíble para aguantar en pie hasta el final de los diez asaltos pactados.

 

Primo Carnera Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Primo Carnera Foto Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Primo Carnera (Wikipedia)

 

En 1933, con Jack Sharkey ya en poder del cetro de los Pesos Pesados, Carnera se midió a Ernie Schaaf por una plaza para retar al campéon. Carnera conseguiría una clara victoria por KO en el decimotercero asalto.

Por desgracia, este combate tuvo tintes de tragedia, pues Schaarf moriría cuatro días más tarde. Este hecho supuso un duro golpe para Carnera.

La victoria sobre Schaaf le proporcionó la posiblidad de enfrentarse a Sharkey por el título de Campeón Mundial de los Pesos Pesados.

El 29 de Junio de 1933, Primo Carnera vio cumplido su sueño de ser campéon, tras una sorprendente victoria sobre Sharkey en el segundo de sus enfrentamientos. Un gancho de derecha pondría fin al combate en el sexto asalto.

Tanto en este combate como a lo largo de su carrera, las acusaciones de amaño acompañaron al púgil italiano, pero nunca fueron probadas.

 

Primo Carnera noquea a Sharkey Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Primo Carnera noquea a Sharkey (Boxrec.com)

 

Carnera realizó dos defensas de título con éxito ante Paulino Uzcudun y Tommy Loughran, ambas por decisión unánime tras 15 asaltos. Ese sería el punto más alto en la carrera de Carnera.

El 14 de Junio de 1934, Primo Carnera perdió su título a manos de Max Baer, el cual le infligió una de las mayores palizas recordadas en la historia del boxeo. En el primer asalto Baer enviaría al italiano a la lona y desde entonces no volvería a recuperarse del todo. Los once asaltos disputados hasta que el árbitro parara la pelea fueron un verdadero calvario para Carnera, cayendo en más de diez ocasiones. Por momentos parecería una pelea de lucha libre, con ambos púgiles por los suelos debido al fragor de la batalla. Fue, sin duda, una demostración de boxeo por parte de Baer y de corazón por el lado de Carnera.

Después de varias peleas con rivales de poco nombre, su siguiente gran combate le enfrentaría al gran Joe Louis. El resultado no fue diferente al obtenido contra Baer, nueva derrota clara de Carnera, por KO técnico en el sexto asalto. Louis, al igual que Baer, mandó a la lona al italiano desde el primer asalto. Tras ello, Carnera a duras penas conseguiría mantenerse en pie, hasta que el árbito decidiera parar la pelea. Sin embargo, al igual que contra Baer, Carnera se levantaría cada vez que fue enviado a la lona.

Esa sería la última gran pelea del gigante italiano al que en 1938 tuvieron que extirpar un riñón debido a la diabetes, lo que puso punto final a su carrera, con un récord de 89 victorias (72 de ellas por KO) y 14 derrotas.

 

Max Baer (1934-1935)

 

Maximilian Adelbert “Max” Baer fue un boxeador con una ferocidad y una pegada brutal. La revista The Ring lo situa en el puesto número 22 en una clasificación de los Mejores Pegadores de todos los Tiempos. A esto podemos unir una mandíbula de hierro para obtener un púgil realmente bueno. Muchos expertos afirman que Baer podría haber sido de los mejores de la historia si se hubiese tomado el boxeo un poco más en serio.

En su primera gran pelea se enfrentó a Frankie Campbell, un boxeador inteligente, rápido y con una buena mano derecha. Este combate marcaría su carrera, pero no en la manera en la que Baer hubiese deseado.

Durante los primeros asaltos Campbell demostró su velocidad haciendo casi imposible para Baer alcanzarlo con su potente derecha. En uno de sus intentos Baer se desequilibró y cayó al suelo. Campbell, pensando que el árbitro había iniciado la cuenta, se dirigiría hacia su esquina, cometiendo un error fatal en el boxeo, perder de vista a su rival. Baer se levantaría rápidamente y golpearía brutalmente a un Campbell que apenas pudo girarse para encarar a Baer.

Pese al gran derechazo, Campbell continuó la pelea como sin gran cosa, llevándose incluso el tercer y cuarto asalto. Antes del comienzo del quinto, desde la esquina de Campell, uno de sus entrenadores insultaría a Baer. Se trataba de Tillie “Kid” Herman, antiguo amigo y entrenador de Max que poco antes de la pelea se había pasado al lado de Campbell. Este acto sacó a relucir la ira de Baer. Tras pocos segundos, Campbell había recibido un castigo tal, que obligaría al árbitro a parar la pelea y enviaría a Campbell al hospital. Cuatro días más tarde moriría.

Contrariamente a la imagen mostrada en la película “Cinderella Man”, Baer fue una persona amable y de gran corazón. Tras el incidente, donó parte de las ganancias de sus combates a la familia de Campbell. Su muerte afectó a su boxeo y a su vida. Perdería cuatro de los seis siguientes combates, incluido uno contra Ernie Schaaf.

Max Baer tardó dos años en recuperar su boxeo. El 31 de Agosto de 1932, derrotó a Ernie Schaaf en la revancha de su primera pelea,  al conectar un tremendo derechazo cuando apenas restaban 10 segundos para el final de la pelea.  Unos meses más tarde, Schaaf perdería la vida durante una pelea ante Primo Carnera. Algunas voces afirmaron que el golpe recibido por Baer pudo tener relación con su muerte, aunque la autopsia reveló que sufría meningitis durante su combate con Carnera.

El siguiente rival de Baer en su carrera por el título de los Pesos Pesados fue Max Schmeling. El 8 de Junio de 1933, Baer derrotaría al alemán por KO técnico en el décimo asalto.

Ya sólo Primo Carnera se interponía entre el título mundial y Max Baer. Y el 14 de Junio de 1934, Max Baer destruiría al púgil italiano para alzarse con el Campeonato Mundial de los Pesos Pesados.

 

Max Baer Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Max Baer manda a la lona a Primo Carnera Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Baer manda a la lona a Carnera (Boxrec.com)

 

Antes de enfrentarse al gran Joe Louis, Max Baer debía hacer una defensa de su título contra un boxeador de mayor edad y mucho menor rango, James J. Braddock. Baer, confiado en su superioridad no preparía a conciencia la pelea e incluso durante ella perdería tiempo y fuerzas jugando con el aspirante. Finalmente, el 13 de Junio de 1935, en una de las mayores sorpresas de la historia del boxeo, Braddock derrotó a Baer a los puntos. De los 15 asaltos pactados, el campeón sólo conseguiría llevarse 6 de ellos.

Tres meses más tarde, Joe Louis daría la puntilla a la carrera de Baer, obligándolo a hincar la rodilla en dos ocasiones antes de que el árbitro decidiese detener la pelea en el cuarto asalto. Era la primera vez que Baer tocaba la lona.

Baer continuó peleando entremezclando victorias con derrotas, pero nunca más volvería al más alto nivel.

Se retiró con un récord the 71 victorias (53 por KO) y 13 derrotas. Como muestra de su calidad boxística, Baer fue incluido en el Salón de la Fama del Boxeo y situado en la posición número 20 entre los Mejores Pesos Pesados de Todos los Tiempos por la revista The Ring.

 

James J. Braddock (1935-1937)

 

Fue un boxeador con una muy buena derecha (aunque no un noqueador nato), un mandíbula de hierro y una capacidad para resurgir de sus cenizas cual ave fénix.

En sus inicios como profesional, allá por el año 1926, se podía vislumbrar una prometedora carrera esperando a Braddock.

En la categoría de Peso SemiPesado, Braddock casi no tenía rival. Su potente pegada le permitía noquear a sus rivales, y cuando no era posible mandarlos a la lona, su resistencia y buen manejo de la derecha le llevaban a las victorias por puntos.

Así, en 1929 tuvo la oportunidad de pelear por el título mundial, su rival fue el vigente campeón Tommy Loughran. Durante los 15 asaltos pactados para la pelea, Loughran consiguiría escapar de la potente derecha de Braddock, logrando retener su corona. El sueño del aspirante se había esfumado. Pero lo más grave no sería la derrota, algo posible en este deporte, sino la fractura de su mano derecha, principal arma boxísitica de Braddock, lesión de la que nunca se recuperaría por completo.

Dos meses más tarde se produjo el crack de los mercados financieros americanos y con ello comenzaría una época de misería para gran parte de la población.

El propio Braddock no pudo evitar ser engullido por la borágine de pobreza y marginación que asoló al país. Pasaría de ser un prometedor boxeador a un púgil que, simplemente, subía al ring para traer un plato de comida a su casa.

Combates ante contrincantes desconocidos, con su mano derecha prácticamente inutilizada, derrota tras derrota, decepción tras decepción. Todo ello, ya en la categoría de los Pesos Pesados, a la que Braddock había subido debido al aumento de su masa muscular.

Tal y como pudimos ver en el maravilloso film “Cinderella Man”, Braddock tuvo que compaginar sus combates con el trabajo en el muelle, donde se veía obligado a descargar mercancía utilizando su mano izquierda, debido al pobre estado de su mano derecha.

Acumulando sanciones y deshonras encima del ring, en 1933 Braddock decidiría abandonar el boxeo. El poco dinero que conseguía no compensaba el sufrimiento sobre el cuadrilatero.

Sin embargo, las vueltas del destino le pusieron delante de sus ojos un combate de alto nivel, en el Madison Square Garden, ante un boxeador de en clara ascendencia, Corn Griffin . El problema, sólo disponía de 48 horas para preparar la pelea.

 

James J. Braddock Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

James J. Braddock Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

James J. Braddock (Wikipedia)

 

Griffin se había quedado sin contrincante a dos días de su combate y sus representantes buscaban a alguien fácil de derrotar y con algo de nombre. La historia de la caída a los infiernos de Braddock había saltado a la prensa, por lo que el combate podía resultar atractivo para el espectador y le proporcionaba un poco de dinero a Braddock para ayudar a paliar su delicada situación económica.

Contra todo pronóstico, el 14 de Junio de 1934,  Braddock noqueó a su rival en el tercer asalto, abriendo la puerta a la esperanza, más peleas podrían llegar.

La victoria de Braddock le generó las simpatías del público que veía en él un reflejo de la dura situación que atravesaba el americano de clase media baja.

Cinco meses más tarde Braddock se cruzaba con otro gran rival, John Henry Lewis, contra el cual ya había caído derrotado dos años antes. Lewis se presentaba al combate con una sola derrota y con grandes posiblidades de convertirse en aspirante al título Mundial de los Pesos Pesados.

Como en su pelea anterior, Braddock daría un exhibición de boxeo mandando a la lona, ya en el primer asalto, a Lewis y consiguiendo una clara victoria a los puntos. Lo había vuelto a hacer, parecía que el gran Braddock del comienzo de su carrera estaba de vuelta.

El 22 de Marzo de 1935, Braddock se enfrentó a Art Lansky, quien para muchos expertos suponía un claro aspirante al título de los Pesos Pesados. Sin embargo, este hecho no pareció afectar en nada a Braddock. Ambos púgiles disputaron un combate expectacular durante los 15 asaltos pactados y, una vez más, Braddock sorprendería a propios y extraños, consiguiendo una justa victoria a los puntos.

La victoria posicionó a Braddock entre los mejores boxeadores de la categoría y lo encumbró como la estrella del pueblo, su historia daba esperanza, mostraba que se podía superar la dura situación que asolaba al país.

El 13 de Junio de 1935, llegaría el momento que Braddock llevaba esperando desde su primer intento fallido de conventirse campeón, seis años antes. El vigente campeón, Max Baer, era el último escollo para convertirse campeón de los Pesos Pesados.

 

James J. Braddock contra Max Baer Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

James J. Braddock y Max Baer (AP)

 

Baer había conseguido el cinturón tras machacar a Primo Carnera. Era una bestia dentro del ring. Lo tenía todo para poder reinar durante largo tiempo en la categoría. Sin embargo, llegaría al combate con Braddock sin la preparación necesaria, subestimando claramente a su rival. Por el contrario, Braddock preparó la pelea más importante de su carrera meticulosamente.

El aspirante controlaría la pelea, llevándose nueve de los quince asaltos. Baer lo intentaría todo, golpes bajos, marrullería, cuatro asaltos infernales donde infringió un duro castigo a su contricante, … Pero nada pudo con el gran Braddock, su mandíbula, su resistencia y su buen hacer en el ring le otorgarían su victoria más brillante, ante un público exultante de alegría que abarrotaba el pabellón y las calles de Nueva York. Braddock lo había conseguido.

La primera defensa de su título debía ser frente al alemán Max Schmeling que, sorprendentemente, había derrotado a un joven Joe Louis, la gran esperanza negra del boxeo. Sin embargo, motivos políticos y económicos, hicieron que finalmente Louis fuera designado como el rival de Braddock.

El acuerdo cerrado por el representante de Braddock le garantizaba una vida resuelta, pues no sólo conseguiría una buena suma por el combate sino también el 10% de las ganancias generadas por las siguientes peleas de Louis. Todos ganaban, Braddock comodidad económica y Louis la posibilidad de coronarse como Campeón del Mundo.

El 22 de Junio de 1937 no hubo milagro. Un Joe Louis, más joven, más fuerte y más rápido que Braddock derrotaba al campeón por KO en el octavo asalto. Joe Louis demostraría ser el mejor boxeador del momento y, con el paso de los años, ser de los mejores de la historia.

Braddock cerraría su carrera con una discutida victoria a los puntos ante Tommy Farr, que previamente había sido derrotado por Louis en su intento por arrebatarle el título mundial de los Pesos Pesados.

Braddock terminó en ese momento su carrera con un récord 46 victorias y 24 derrotas.

 

Joe Louis (1937-1949)

 

Cuando hablamos de Joseph Louis Barrow, más conocido como Joe Louis y apodado “El Bombardero Negro” o “El Bombardero de Detroit”, nos referimos a una de las leyendas de la historia del Boxeo.

Como muestra de ello podemos recordar que la Organización Internacional de Boxeo lo considera el Mejor de los Boxeadores de los Pesos Pesados o como la prestigiosa revista The Ring lo sitúa como el Mejor Pegador de Todos los Tiempos. En todos los listados de mejores boxeadores de la historia, todos los especialistas lo incluyen junto a nombres como Sugar Ray Robinson, Muhammad Ali, Henry Armstrong o Harry Greb.

Dejando a un lado los premios, las cifras también avalan al gran Joe Louis. Reinó como Campeón del Mundo de los Pesos Pesados desde 1937 hasta 1949. Durante esos años defendió su título con éxito en 25 ocasiones, incluido un parón de cuatro años debido a la Segunda Guerra Mundial, con lo que su racha pudo haber sido aún mayor.

Joe Louis, además de una pegada prodigiosa poseía una velocidad de manos con la cual machacaba constantemente a sus adversarios.

Su ascenso fue meteórico desde que comenzara su carrera profesional en 1934, contando todos sus combates por victorias, casi todas antes de tiempo.

El 25 de Junio de 1935, se presentaría al mundo con una victoria por KO técnico en el sexto asalto ante Primo Carnera. Como ocurriría más adelante en su carrera, el combate tuvo tintes políticos al representar la victoria americana sobre el régimen italiano de Mussolini, país de origen de Carnera y, especialmente, un triunfo de los afroamericanos, simpatizantes de Etiopia, objetivo de Italia.

La siguiente víctima de Louis en su camino hacia el título sería un rival de aún mayor entidad, Max Baer. Louis le propinaría un severo correctivo antes de mandarlo a la lona y terminar así con el combate en el cuarto asalto.

Más tarde, el púgil vasco, Paulino Uzcudun, sufriría el único KO de su carrera ante Louis en un combate celebrado en el Madison Square Garden el 13 de Diciembre de 1935.

El 19 de Junio de 1936, lo que se consideró como un combate previo al duelo por el título mundial contra James J. Braddock se convertiría en una de las mayores sorpresas de la historia del Boxeo. El antiguo Campeón del Mundo, Max Schmeling, derrotaría a Joe Louis por KO en el duodécimo asalto, tras dar una exhibición de inteligencia y controlar en todo momento el combate. Esta derrota quedaría grabada en la mente de Louis.

Schmeling preparó el combate concienzudamente, analizando todos los movimientos de Louis y descubriendo un defecto en su técnica, pues éste bajaba su mano izquierda cada vez que lanzada un directo con esa misma mano.

Razones políticas y económicas hicieron que, pese a su KO contra Schmeling, fuera Louis y no el boxeador alemán quien se enfretara a Braddock por el cetro mundial.

El 22 de Junio de 1937, Louis hizo buenos los pronósticos y se coronó Campeón de los Pesos Pesados tras noquear a James J. Braddock en el octavo asalto. Braddock llegaría a enviar a la lona a Louis en el primero de los asaltos, pero poco más pudo hacer ante la avalancha de golpes del “Bombardero de Detroit”, de tan sólo 23 años.

 

Joe Louis Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Joe Louis Foto Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Joe Louis (Wikipedia)

 

Dos meses más tarde, Louis realizó con éxito la primera y quizá una de las más duras defensas ante el Campeón del Imperio Británico, Tommy Farr. Louis fue incapaz de noquear a Farr durante los 15 asaltos que duró la pelea, la cual se decidió por victoria unánime.

El 22 de Junio de 1938, Louis cerraría definitivamente una herida abierta, la de su derrota contra Max Schmeling. Como ocurrió con la pelea ante Carnera, este combate cobró tintes políticos por la tensión entre los Estados Unidos y la Alemania Nazí, pese a que Schmeling no fue nunca partidario de Hitler e inclusó ayudó a judios a escapar hacia Austria.

Louis se quitaría la espina que mantenía clavada en tan sólo dos minutos y cuatro segundos, lo que tardó en noquear al púgil alemán, que sólo pudo lanzar dos golpes y caería a la lona en tres ocasiones, hasta que su esquina arrojara la toalla.

Louis continuó su paseo triunfal por la categoría, derrotando a boxeadores de alto nivel como Tony Galento, Bob Pastor, Arturo Godoy, Abe Simon y Buddy Baer.

Especialemente notorio fue su combate contra Billy Conn, Campeón del Peso Semi Pesado el 8 de Junio de 1941. Louis subestimó a Conn, mucho más rápido, que emplearía la técnica de golpear y moverse. La pelea fue espectaular, pese a ser enviado a la lona en el quinto asalto, Conn fue por delante en las cartulinas de los árbitros hasta que, faltando sólo dos segundos para el final del decimotercer asalto, fue noqueado por Louis.

En la previa al combate, Louis pronunció una frase mítica refiriéndose a la táctica que Conn utilizaría durante el combate ” Puede correr, pero no puede esconderse”.

 

Louis contra Conn Campeones de los Pesos Pesados (I) : De Jack Dempsey a Joe Louis (1919-1949)

Joe Louis contra Billy Conn

 

El 5 de Diciembre de 1947, Joe Louis se enfrentó a Jersey Joe Walcott, quien se convertiría en el boxeador de más edad en recibir su primera oportunidad de retar al campeón vigente de los Pesos Pesados. Walcott mandó a la lona a Louis en el primer y cuatro asalto. Para muchos expertos Walcott dominó la pelea tras los 15 asaltos pactados, sin embargo, Louis fue declarado ganador de la misma por decisión dividida. En respuesta, parte de la grada abuchearía a los jueces.

Louis se enfrentaría de nuevo a Walcott para intentar demostrar su condición de campeón, tras las dudas surgidas en su anterior enfrentamiento. El 25 de Junio de 1948, Louis subía al ring tras haber dado en la báscula el mayor peso de su carrera. En el tercer asalto, el aspirante volvería a mandar a la lona al campeón, pero esta vez Louis pudo noquear a Walcott en el undécimo asalto.

Joe Louis se dio cuenta que ya no era el campeón de antaño y decidió retirarse del boxeo como campeón. Sin embargo, se vio obligado a subir al ring nuevamente acuciado por las deudas con el estado americano, debido a impuestos no pagados cuando su contable Mike Jacob llevaba sus asuntos económicos.

El 27 de Septiembre de 1950, Joe Louis se enfrentó al campeón vigente, Ezzard Charles, quien se había proclamado campeón al derrotar a Walcott en un combate por el título vacante.

Louis carecía de la velocidad sobre el ring que le caracterizaba y perdió claramente la pelea a los puntos. Además del duro correctivo recibido, Louis vio como la recaudación no cubría sus deudas, por lo que tuvo que seguir pelando.

Tras una serie de combates contra rivales medicores, Joe Louis se enfrentó al imbatido Rocky Marciano, el 26 de Octubre de 1951, quien un año más tarde se convertiría en Campéon del Mundo del Pesos Pesados.

Rocky Marciano era un boxeador de pequeña estatura, poco peso y corta envergadura de brazos. Sin embargo, de la mano de su entrenador, había conseguido utilizar sus carencias en su propio beneficio. Marciano se convirtió en un boxeador escurridizo, difícil de alcanzar, sabía leer los movimientos de sus contrincantes perfectamente y adelantarse a ellos. A todo esto, acompañaba una grandiosa pegada.

Joe Louis era como un Dios para Marciano por lo que poseía sentimientos encontrados, debía derrotar a su ídolo para continuar su carrera hasta el título mundial, para enfrentarse a Ezzard Charles.

Marciano cumplió los pronósticos y derrotó a Louis por KO técnico en el octavo asalto. Antes de que el árbitro detuviera la pelea, Marciano enviaría a Louis a la lona en dos ocasiones e incluso lo sacaría más allá de las cuerdas. Triste final para una leyenda del boxeo.

Marciano había destruido a su ídolo y no pudo contener las lágrimas tras la pelea cuando ambos púgiles compartieron vestuario. También demarraría alguna lágrima el gran Sugar Ray Robinson.

Saldadas las deudas con el estado, Joe Louis se retiró del boxeo profesional tras ese combate, con un récord de 66 victorias (52 de ellas por KO) y 3 derrotas.

 

¿Están de acuerdo con nosotros cuando afirmamos que este sí es boxeo del bueno?

Como siempre esperamos sus valiosos comentarios

 

 

 

 

Fuentes:

Cox’s Corner , The Cyber Boxing Zone , 20 Minutos , Boxing.com , Bad Left Hook , The Boxing Magazine.com , The Burning Platform , Jot Down , La Vanguardia , Wikipedia , Box Rec

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies