Con el Doctor J comenzó todo. Julius Erving simboliza el comienzo del baloncesto moderno con su juego lleno de jugadas espectaculares, saltos y mates.

Erving se alzó durante su carrera con tres campeonatos, obtuvo cuatro premios al Jugador más Valioso de la Liga, se proclamó en tres ocasiones Máximo Anotador, fue seleccionado 16 veces para el All-Star y en 5 ocasiones en el Mejor Quinteto de la Liga. Además es uno de los únicos seis jugadores de la historia con más de 30.000 puntos.

Pero todas estas cifras no hacen honor a lo que el Doctor J representó para el baloncesto americano. Un alero de dos metros de altura capaz de transformar lo imposible en realidad, capaz de fabricarse sus propios lanzamientos y capaz de comenzar vertiginosas carreras hacia el aro realizando los más increíbles mates.

Con el paso del tiempo, Julius Erving fue madurando como el buen vino, incorporando una amplia gama de movimientos a su repertorio: Tiro exterior tanto en parado como en carrera, tiros en suspensión desde todas las distancias, canastas ganadoras,… Un jugador capaz de liderar todas las estadísticas de su equipo durante seis temporadas.

Todo esto hizo que el Doctor J fuera venerado por todos los aficionados, que tanto los Nets como los Sixers hayan retirado las camisetas que portó con los números 32 y 6 respectivamente, que haya sido incluido como miembro del Salón de la Fama desde el año 1993 y elegido como uno de los Mejores 50 Jugadores de la Historia de la NBA.

Sin embargo, este extraordinario jugador, a pesar de los increíbles números conseguidos en la universidad, no llamó la atención de los equipos NBA, con lo que tuvo que comenzar su carrera profesional en los Virginia Squires de la liga ABA (American Basketball Association).  Corría el año 1971.

Por esa época, la ABA era una dura competencia al poderío de una NBA que había sufrido la retirada de algunas de sus estrellas. La ABA era sinónimo de espectáculo, de juego eléctrico beneficiado por el cambio de algunas reglas que buscaban fomentar el entretenimiento. Todo esto consiguió atraer nuevas ciudades ansiosas del balón.

En su primera temporada con los Virginia Squires conseguiría una media de 27,3 puntos, sería seleccionado en el Segundo Mejor Quinteto de la liga, en el Primer Quinteto de Jugadores Novatos y sería nombrado segundo mejor novato por detrás de Gilmore. Además alcanzaría la final del campeonato, pero serían derrotados en ella por los New York Nets.

Como Julius Erving había accedido a los Squires como agente libre, no fue hasta el año siguiente cuando sería elegido por los Milwaukee Bucks en el Draft de 1972 (Sólo unos meses más tarde Estados Unidos perdería de manera polémica la Final Olímpica de Baloncesto contra la URSS), donde hubiese formado un trío de en sueño junto a Abdul-Jabbar y Oscar Robertson. Sin embargo, Erving desechó esa opción y, tras estar a punto de enrolarse con los Atlanta Hawks, finalmente continuaría con los Virginia Squires, debido a una sentencia judicial.

En esa misma temporada conseguiría el primero de sus tres premios al Máximo Anotador, con la media más alta de su carrera, 31,9 puntos por partido. Además, también recibiría la primera de sus cuatro nominaciones consecutivas al Mejor Quintento de la ABA.

Al año siguiente Doctor J sería traspasado a los New York Nets. Allí se alzaría con el título de campeón en dos de las tres temporadas que desarrollo en la Gran Manzana.

En su primera temporada volvería a proclamarse Máximo Anotador y comenzaría a explorar otras facetas como la de pasador, sexto en número de asistencias en la liga, además de terminar tercero en número de robos y tapones. Como guinda, conseguiría el primero de sus tres premios consecutivos como Jugador más Valioso de la liga.

En la temporada 1975-76, la última de la Liga ABA antes de fusionarse con la NBA, Erving se llevaría de nuevo el campeonato, los premios al Jugador más Valioso de la Liga y al Jugador Más Valioso de los Playoffs y un nuevo galardón como Máximo Anotador (29,3 puntos por partido).

Pero sin duda, lo que quedará grabado en nuestras retinas de esa temporada, sería el primer y último Concurso de Mates de la ABA. Como no, Doctor J se lo llevaría con el mítico mate desde la línea de tiros libres, mate que años más tarde haría mundialmente famoso, Michael Jordan, su alumno más aventajado.

 

 

Con la desaparición de la ABA todos los jugadores fueron “drafteados” por equipos de la NBA y cuatro de sus franquicias cogerían sus bártulos y se moverían a la mejor liga del baloncesto del mundo: New York Nets, San Antonio Spurs, Denver Nuggets e Indiana Pacers.

24 horas antes del comienzo de la temporada los Nets traspasarían a Julius Erving a los Philadelphia 76ers. Ese año, alcanzaría la final de la NBA, pero serían derrotados por los Portland Trail Blazers, quienes se repondrían de un 2-0 en contra para alzarse con el título.

En el All-Star de esta temporada, el Doctor J se llevaría el trofeo al Mejor Jugador del Partido al anotar 30 puntos, coger 12 rebotes, robar 4 balones y deleitar al mundo entero.

 

 

Los dos años siguientes, los 76ers serían eliminados en la final de conferencia. En 1980 llegarían de nuevo a la final tras derrotar a los Celtics de Larry Bird en la final de conferencia (grandiosa la rivalidad entre estos dos equipos, que se enfrentarían en cuatro finales de conferencia).

Pero, nuevamente, el conjunto de Erving caería derrotado por los Ángeles Lakers al perder el séptimo partido de la final, donde Magic Johnson, en su primera temporada, conseguiría la friolera de 40 puntos.

Durante el cuarto partido de las finales, el Doctor J realizó uno de sus movimientos más míticos, el “Baseline Move“. El mismísimo Johnson se preguntaba si debían coger el balón para reiniciar el juego o pedirle a Erving que lo hiciera de nuevo.

 

 

La temporada 1980-81 dejaría un sabor agridulce a Erving. Se alzaría con el premio al Jugador más Valioso de la liga (24,6 puntos y 4,4 asistencias por partido junto a 173 robos) pero caería derrotado en la final de conferencia contra los Celtics.

Un año más tarde conseguirían derrotar al conjunto de Larry Bird en la final de conferencia pero caerían nuevamente derrotados por los Ángeles Lakers en la final de la NBA.

En la temporada 1982-83, los 76ers incorporaría a su equipo a Moses Malone (MVP de la temporada anterior). Junto a Malone, el Doctor J conseguiría, al fin, el ansiado campeonato batiendo a los Ángeles Lakers.

Ese año, Erving nos dejaría otra jugada memorable conocida como “Rock The Cradle“.

 

 

Julius Erving se retiraría a los 37 años, en la temporada 1986-87, despedido con honores en cada una las canchas rivales, lo que mostraba claramente el amor y pasión que el Doctor J despertó durante toda su carrera.

Pueden encontrar aquí un interesantísimo reportaje acerca de Julius Erving.

Cerraremos este artículo con una cita acerca de Erving del jugador y comentarista Johnny KerrJulius Erving fue siempre como Thomas Edison, estaba siempre inventado alguno nuevo cada noche”.

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies