La Eurocopa de fútbol se ha convertido en un torneo propicio para las grandes sorpresas. Desde el año 1992 selecciones como Dinamarca, Chequia, Grecia, España (en 2008) y el caso más reciente, Portugal, han tenido un papel de inesperado protagonista.

Se podría llegar a pensar que este hecho se produce por la menor diferencia entre las grandes potencias del fútbol y las selecciones de clase media. En este sentido, incluso las pequeñas naciones han dado un gran salto de calidad, con muchos de sus jugadores claves embarcados en las grandes ligas del viejo continente.

Sin embargo, la teoría anterior parece no aplicarse al mayor torneo futbolístico, La Copa del Mundo. Si echamos un vistazo a los finalistas desde 1990 nos encontramos con equipos como Alemania, Argentina, Brasil, Italia, Francia, España, Holanda. En resumen, vemos como las grandes potencias han monopolizado el campeonato mundial.

Entonces, ¿Qué ocurre con la Eurocopa? ¿Qué la hace tan especial? ¿Existe alguna explicación? Preguntas que lanzamos al aire y que estaríamos encantado que ustedes, nuestros lectores, respondieran en el apartado de comentarios, debajo de este post.

Una de las posibles explicaciones a estos sorprendentes resultados sería el número de participantes en la Eurocopa. Con sólo 8 selecciones en la celebrada en Suecia en el año 1992 y 16 naciones en las siguientes ediciones hasta llegar a este año, en el cual los participantes aumentaron hasta 24.  El hecho que sólo disputando cinco partidos se pueda acceder a una final (Suecia 92) o una semifinal, puede dar pie a pensar que se trate de un torneo  más “sencillo” o “fácil”. Pero nada más lejos de la realidad, el reducido número de encuentros también penaliza los tropiezos, convirtiendo empates o derrotas en pesadas losas para los aspirantes a coronarse campeones.

¿Un torneo secundario? Sin grandes potencias sudamericanas como Brasil o Argentina y con grandes ausencias como Italia en el 92, Holanda en el 2004 y 2016 o Francia en 2008, podría llegar a decirse que el nivel del torneo es menor. Además, tratándose de un campeonato encuadrado siempre entre mundiales, esta teoría cobraría aún más relevancia. Sin embargo, esta opción de nuevo se desmorona cuando observamos la entidad de algunas de las naciones que han participado en este período de tiempo: La increíble Holanda de Gullit, Rijkaard y Van Basten; Alemania, campeona mundial de 1990 y 2014 y subcampeona del 2004; la Francia de Zidane y compañía, campeona del mundial del 98; Italia campeona mundial del 2006 y subcampeona de 1994.

Entonces, ¿A qué se deben estas sorpresas? Sin duda alguna se trata de una pregunta que merecería un largo debate.

Para tratar de arrojar más luz a este asunto vamos a repasar las selecciones, que desde nuestro punto de vista, han sido las grandes sorpresas de la Eurocopa. Lo haremos con una serie de cuatro posts, partiendo de la edición de Suecia 92.

La Dinamarca del 92

Muy posiblemente la victoria de Dinamarca en la Eurocopa de 1992 sea una de las hazañas más increíbles en la historia del deporte. Como un grupo de jugadores que a pocos días del comienzo del torneo se encontraba de vacaciones pudo alzar el trofeo de campeón sigue siendo todo un enigma. Y más teniendo en cuenta que lo hacían sin contar con uno de sus mejores jugadores, Michael Laudrup, debido a desavenencias con el seleccionador.

En mayo de 1992, debido a la Guerra de los Balcanes, Yugoslavia quedaba excluida de la Eurocopa que se celebraría unos días más tarde en Suecia. La federación danesa tuvo entonces que convocar a todos los jugadores con sólo un día de antelación, viéndose muchos de ellos obligados a interrumpir sus vacaciones. Como más tarde confesarían, la idea de no estar preparados para afrontar un gran torneo como la Eurocopa y el miedo al ridículo fueron pensamientos que rondaron sus cabezas los días previos al comienzo del campeonato.

Durante el primer día de entrenamiento, en una charla técnica, el seleccionador Richard Moller Nielsen sorprendía a sus jugadores afirmando que iban a Suecia a ganar la Eurocopa. Estas palabras no hicieron más que arrancar las carcajadas de sus pupilos.

Con apenas unos días de trabajo Dinamarca comenzaría su andadura en el torneo con un inesperado empate sin goles contra una Inglaterra donde destacaban jugadores como David Platt, Gary Lineker o Alan Shearer. Ficha del partido.

La derrota en el siguiente partido por uno a cero (gol del genial Tomas Brolin) ante la anfitriona Suecia, con una de las mejores selecciones que se recuerdan en el país nórdico, dio un baño de realidad al combinado danés. Alguno de los jugadores veían más cercana la vuelta a las vacaciones. Ficha del partido.

Sin embargo, unos días más tarde ocurriría uno de los tres milagros daneses. Su victoria por 2 goles a 1 ante Francia,  los catapultaba a las semifinales junto a la selección sueca. Una Francia plagada de excepcionales jugadores como Laurant Blanc, Didier Deschamps, Jean-Pierre Papin o el mismísimo Eric Cantona sucumbía ante el empuje danés.. Ficha del partido.

El segundo de los milagros se produjo tras una tanda de penaltis agónica, donde Peter Schmeichel se erigió como el héroe. Los daneses eliminaban a la poderosa Holanda, vigente campeona del torneo y que contaba entre sus filas con tres de los mejores jugadores del momento, Ruud Gullit, Frank Rijkaard y Marco Van Basten. Después de reponerse del empate holandés conseguido en los últimos minutos del tiempo reglamentario, el combinado danés consiguió aguantar las embestidas naranjas durante la prórroga y alzarse con la victoria desde los once metros. Ficha del partido.

En la final les esperaba Alemania, la vigente campeona del Mundial de Italia 90, que había eliminado a Suecia. En el equipo teutón podíamos encontrar a jugadores contrastados como Andreas Brehme, Thomas Hässler, Karlheinz Riedle, Matthias Sammer, Stefan Effenberg o Jürgen Klinsmann entre otros. Sin embargo se dio el tercero de los milagros daneses, con goles de John Faxe Jensen y Kim Viltfort Dinamarca batía a los germanos y se proclamaban campeones de la Eurocopa. Dinamarca acababa de realizar una gesta que será recordada por siempre en los anales del fútbol. Ficha del partido

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies