Existe un síndrome asociado con la contaminación del aire en espacios cerrados, denominado el Síndrome del Edificio Enfermo (SEE), el equivalente en ingles al Sick Building Syndrome (SBS).

 

¿Conocías el Síndrome del Edificio Enfermo?

Dicho síndrome no sólo afecta a nuestro hogar si no a los edificios en donde trabajamos, aumenta el absentismo y disminuye la productividad de las personas en el trabajo y en su vida diaria.

Debido a la mala ventilación, la presencia de gases de origen químico o biológico, mala acústica, exceso o falta de iluminación (el exceso de iluminación provoca reflejos en la pantalla del ordenador o en la televisión),… provocan malestar general en las personas afectadas, como puede ser: dolor de cabeza, mareos, tos seca, nauseas, resfriados persistentes e incluso alergias.

 

Los principales factores responsables del Síndrome del Edificio Enfermo (SEE)

Las causas de los síntomas no se conoce, pero los principales factores responsables son:

  1. Contaminantes químicos.

Los contaminantes más comunes son los compuestos orgánicos volátiles (COV), sus siglas en inglés VOC. Dichas compuestos están presentes en los adhesivos, tapicería, alfombras, fotocopiadoras o impresoras, pesticidas, productos de limpieza, el humo del tabaco, los subproductos de combustión de la estufa, las fragancias sintéticas en los productos de cuidado personal o de limpieza de nuestros hogares, en un sinfín de cosas presentes en nuestras casas y en el trabajo.

El síndrome del edificio enfermo ¿Cómo evitar los Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) en nuestra vida diaria? Las plantas FeelSaludable

Compuestos Orgánicos Volátiles (COV)

 

  1. Contaminantes biológicos.

Incluyen el polen, bacterias, virus, hongos, mohos, etc. Presentes en el agua estancada de los humificadores, bajantes y conductos de recogida de agua de los tejados, aislamientos, alfombras y tapicerías, el exceso de insectos y aves, etc.

El síndrome del edificio enfermo Feelsaludable

 

  1. Inadecuada ventilación.

A partir de 1970, y la llegada del petróleo, empezaron a crearse edificios más herméticos, con menos ventilación. La intención de los diseñadores y constructores es mejorar la eficiencia energética de los mismos. Los sistemas de calefacción y aire acondicionado que no funcionan correctamente provocan un aumento de aire contaminado en su interior. También una mala construcción y diseño de los edificios, con un mayor número de oficinas en un área reducida, contribuye a una ventilación inadecuada.

Con el fin de tener una calidad aceptable de aire en el interior, (Indoor Air Quality, IAQ), con un consumo mínimo de energía, la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE) ha establecido que una velocidad de flujo de aire exterior mínima de 15 cfm/persona  (cfm=ft3/min;15 ft3/min = 424,8 l/min) evita los problemas relacionados con la ventilación inadecuada.

Los estándares son 20 cfm /persona (20 ft3/min = 566,4 l/min) en espacios de oficinas y 60 cfm/persona (60 ft3/min = 1699,2 l/min) en las salas de fumadores.

El síndrome del edificio enfermo Feelsaludable

 

  1. La radiación electromagnética (REM).

Aparatos como microondas, televisores y ordenadores emiten radiación electromagnética, que ioniza el aire que nos rodea. Extensos cableados, sin la adecuada conexión a tierra, también crean campos magnéticos elevados, que han sido relacionados con enfermedades como el cáncer.

El síndrome del edificio enfermo Feelsaludable

 

  1. Los factores psicológicos.

El exceso de estrés o insatisfacción, las malas relaciones interpersonales y la falta de comunicación con los compañeros en el trabajo.

El síndrome del edificio enfermo Feelsaludable              El síndrome del edificio enfermo Feelsaludable

 

  1. Otros factores.

La falta o inapropiada iluminación artificial (en los hogares y en el trabajo); la ausencia de luz solar, tan beneficiosa y necesaria en nuestra salud física y mental; la mala acústica y el exceso de ruidos; la baja ergonomía (malas posturas en el trabajo o en nuestro hogar) y la humedad en el aire.

El síndrome del edificio enfermo Feelsaludable

 

¿En dónde se observan los síntomas del Síndrome del Edificio Enfermo?

Dichos síntomas del Síndrome del Edificio Enfermo (SEE) se observan con más frecuencia en:

Trabajos de oficina. Los trabajadores de puestos inferiores son los más afectados. Normalmente los puestos de dirección tienen mejores condiciones de trabajo y mejores instalaciones para trabajar.

Mujeres más que en hombres. Esto se debe, probablemente, a que son más conscientes de su salud o requieren dosis menores de contaminantes para manifestar los efectos o síntomas. También se suele encontrar en las grandes empresas más mujeres en puestos de secretaría, debido a la desigualdad de género en los trabajos.

Edificios con aire acondicionado más que en edificios con ventilación natural.

Edificios del sector público más que en edificios del sector privado.

 

Resultados encontrados tras las investigaciones calidad llevadas a cabo del aire interior de edificios.

Podemos observar en el siguiente enlace una tabla, publicada en el 2008 en la revista Indian J Occup Environ Med, los tipos de problemas encontrados en 203 investigaciones de calidad del aire interior llevadas a cabo por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Se puede apreciar que la principal causa se debe a una inadecuada ventilación, localizando en 98 de los 203 casos investigados.

La segunda causa es debida a la contaminación interna generada dentro de la propia oficina: fotocopiadoras, humidificadores, pesticidas,…

Mientras que en una tercera posición encontraríamos casos provocados por la contaminación procedente del exterior.

 

¿Cómo prevenir el Síndrome del Edificio enfermo?

Prevención y control:

1 – Aumentar ventilación y distribución del aire. Sobre todo eliminar los contaminantes que se acumulan en áreas específicas: áreas de descanso y áreas de fotocopiadoras. La Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE) recomienda un mínimo de 8,4 cambios de aire por 24 h.

2 – La modificación o eliminación de la fuente contaminante. Llevando un mantenimiento rutinario de los sistemas de climatización (la ventilación, la calefacción, o climatización de invierno, y la refrigeración o climatización de verano), equivalente a lo que en inglés se llama Heating, Ventilating and Air Conditioning (HVAC), sustituyendo las tejas de techo y alfombras manchadas de humedad, utilizando piedra, cerámica o pisos de madera dura, impermeabilizando de forma adecuada, evitando tapicerías sintéticas o tratadas, minimizando el uso de elementos electrónicos y desconectando los dispositivos que no estemos utilizando, ventilando los contaminantes hacia el exterior, almacenando pinturas, solventes, pesticidas y adhesivos en contenedores cercanos en áreas bien ventiladas cuando no se estén utilizando, etc.

3 – Lavar el aire puede ser muy útil para el control de su contaminación. La purificación del aire puede realizarse con diseños de oficinas abiertas, el uso de vidrio esmerilado y claraboyas que dan acceso a la luz natural, terraza jardines, espacios comunitarios y plantas de interior (que absorben el dióxido de carbono (CO2) y formaldehido del aire). Los filtros de aire también son eficaces en la eliminación de casi todos los contaminantes.

4 – La educación y la comunicación son una parte importante de cualquier programa de gestión de la calidad del aire con el fin de trabajar de manera más eficaz y eficiente para prevenir y resolver los problemas de salud.

5 – Legislación. La prohibición de fumar en el lugar de trabajo o la restricción de fumar en áreas que no estén bien ventiladas.

 

Evitemos el Síndrome del Edificio Enfermo (SEE)

 

Cuidemos nuestra salud

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies